16 agosto 2012

¡Madura de una vez!

Una niña de 2 años se despierta lloriqueando. Su hermana, de 4 años, le reprende:
-A ver... ¡que no estamos en casa!